Monasterios ExtremeñosYuste, Guadalupe, Alcántara, Cáceres, Llerena, Zafra, Coria, Trujillo

Los Monasterios, durante el medievo eran autenticas escuelas de hostelería hasta el barroco, que entro en declive.

Los soldados Franceses, con la invasión Napoleónica, saquearon las bibliotecas de los Monasterios donde se encontraban los recetarios que durante siglos los monjes habían recogido de las diferentes culturas asentadas en la península ibérica. Según el gran cocinero Frances Escoffier “fue el mejor trofeo, la única cosa ventajosa que consigue Francia de aquella guerra.”

Con el descubrimiento de America se introdujo el pimiento, la patata y el tomate

Como anécdota la famosa tortilla francesa, en los recetarios de los Monasterios se llamaba tortilla de Cartuja, una muestra de la apropiación de nuestra gastronomia.

  • Todo tipo de Caza Mayor
  • Bacalao Monacal y a la Encomienda
  • Pichones a la Salvia.
  • Becada, Faisán y Perdiz
  • Tortilla Cartuja (tortilla Francesa)
  • Conejo a la Teja.
  • Gazpacho de Pastor.
  • Dulces
  • Monumenteras
  • Alfajores
  • Téculas
  • Piñonates
  • Flores
  • Corazones de Llerena

PIMENTÓN

El pimentón de La Vera, un producto genuinamente artesanal, único en concepto y elaboración, ha tenido el orgullo de alcanzar la categoría máxima de “Denominación de Origen Protegida”.

Los pimientos, del género “Capsicum” y de las variedades “Ocales” y “Bola”, dan lugar a tres tipos de pimentón: Dulce, agridulce y picante.

El famoso pimentón de La Vera, uno de los productos más apreciados de nuestra gastronomía que podrás conocer a lo largo de tu experiencia por el turismo rural de Extremadura. Una riqueza única que podrás disfrutar desde tu alojamiento en alquiler de casas rurales con encanto, como La Posada de los Sentidos.

El ciclo de producción de pimentón se inicia en Marzo con la siembra del pimiento en semilleros y se prolonga hasta Octubre, momento en que el fruto es recogido y comienza el proceso para transformarlo en pimentón.

El proceso es lento, de diez a quince días, durante el cual, manos expertas voltean con sabiduría los pimientos hasta conseguir el grado idóneo de secado.

Este tradicional sistema de secado, confiere al pimentón sus tres características fundamentales: aroma, sabor y estabilidad de color.

Los pimientos secos son trasladados a las industrias transformadoras en las que se procede a eliminar el pedúnculo y parte de las semillas, previo a su molienda en los tradicionales molinos de piedra.

subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad